Populate the side area with widgets, images, navigation links and whatever else comes to your mind.
18 Northumberland Avenue, London, UK
(+44) 871.075.0336
ouroffice@vangard.com
Follow us
Revolution Slider Error: Slider with alias blog-single not found.
Maybe you mean: 'conference-home' or 'contact-page-ii' or 'creative-home' or 'landing' or 'landing-section-1' or 'landing-section-2'

La verdad oculta detrás de la famosa aplicación

¿Sabe hasta dónde llegan los datos que le proporciona a la app que promete envejecer o rejuvenecer?

En las redes sociales abundan las publicaciones y los retos como #FaceAppChallenge que incitan a los usuarios a alterar sus apariencias mediante distintas aplicaciones que usan filtros de rejuvenecimiento, envejecimiento y belleza.  

Sin embargo, estas aplicaciones, como la rusa FaceApp que se ha tomado internet en las últimas semanas, y que prometen cambiar el rostro muchas veces buscan recolectar datos para vender posteriormente sin que los usuarios sean conscientes de la información personal que están proporcionando a terceros.

Cada vez que un usuario utiliza FaceApp para cambiar el color del cabello, usar filtros de maquillaje y belleza o parecer más joven o anciano, le concede permisos a la aplicación para acceder a información personal como sus archivos multimedia, es decir las fotos y videos almacenados en el dispositivo, así como a la cámara y micrófono.

Por lo tanto, los efectos que logra FaceApp cuentan con gran nivel de detalle, pues la aplicación de origen ruso emplea inteligencia artificial de redes neuronales, que se refiere a sistemas que logran aprender con base en grandes cantidades de información. Esta tecnología hace posible generar nuevas apariencias físicas a partir de millones de rostros que se toman como referencia.

De esta manera, FaceApp no solo está recolectando millones de caras, y con ellas la información biométrica de los usuarios (con la que cada vez es más común acceder a procesos migratorios, de salud y hasta financieros), sino que gran parte de esos datos representan un lucrativo negocio: vender bases para futura publicidad. 

Sin saberlo, usuarios están «regalando» su información personal a terceros cuyos usos son desconocidos.

Fuente: Artículo tomado del Periódico El Tiempo

Sin comentarios

Publica un comentario